TAXONOMÍA DEL CERDO IBÉRICO

    El cerdo se encuadra como un animal perteneciente al tipo vertebrado, clase mamífera , orden ungulado , familia suida e y género suis . A partir de esta clasificación admitida por todos los estudiosos del tema, existen numerosas teorías sobre la formación de los diferentes tipos de cerdos.

    Los cerdos actuales domésticos derivan de cuatro subgéneros como formas prehistóricas preferentemente delimitadas, no solo en lo que se refiere a los caracteres craneales y cefálicos, sino también en cuanto a sus respectivas áreas de difusión e influencia.

- Sus scrofa ferus . Era de silueta cefálica recta, cara alargada, hocico acentuado y frente con occipucio estirado hacia atrás. La configuración del lagrimal, en concordancia con la elongación de los huesos faciales, es larga y estrecha. De él derivan todas las razas antiguas del centro y norte de Europa, caracterizadas por sus extremidades altas, tronco largo y aplanado y vientre recogido. Invadiría España por los Pirineos atravesando Francia, o obligado por el primer período glacial en búsqueda de zonas cálidas. Se estabiliza por los Pirineos, por el sistema Cantábrico y Galicia, dando lugar a las agrupaciones raciales del norte de España: Raza Celta (Galicia), Chato Vitoriano (Álava), Cerdo de Vich (Pirineo Catalán), Cerdo del Baztán (Pirineo Navarro), Lermeño (Burgos), Molines (Guadalajara y Teruel), de Aliste (Zamora) y Chato Murciano (Murcia), incluidas dentro del tronco Céltico con influencias del Sus Vitatus originario de la razas asiáticas, pero mejoradas por ganaderos ingleses.

- Sus vitatus . Tenía el cráneo corto y ancho, con la frente algo abombada, por lo que el perfil cefálico no era recto del todo y el lagrimal, ancho y acortado. Presentaba una línea craneana convexa, llegando, en los tipos actuales, a una unión del cráneo y cara casi en ángulo recto. Esta especie ha dado lugar a todas las razas asiáticas y, en su unión con el Sus Scrofa ferus y el Sus mediterraneus , a las razas porcinas más célebres del mundo: las razas inglesas y sus derivadas.

- Sus mediterraneus . Tenía proporciones cefálicas intermedias entra las dos formas anteriores, con perfil subcóncavo pero con longitud facial relativa y un lagrimal de tamaño medio. Más rechoncho y bajo de extremidades que Sus Scrofa ferus . Menor desarrollo de la silla turca y por tanto, de la glándula hipofisaria, que se manifiesta por la tendencia al acumulo graso de estos animales, correspondiente a la escasa cantidad de hormonas tireotropas, generando así, agrupaciones hipotiroideas. (Aparicio, G., 1960). Existía prehistóricamente en los continentes que baña el Mediterráneo, de forma especial en Grecia, Italia, costa occidental y norte de África, donde todavía se encuentran en estado salvaje. Invadió España en sentido ascendente, desde el litoral Mediterráneo al centro, asentándose en Andalucía, Extremadura, Levante y meseta Castellana. Esta especie dio lugar a las razas del mediterráneo y a las ibéricas (tronco Ibérico).

    La raza ibérica no es común a toda la península. Las diferencias geográficas, ambientales y de manejo han separado fenotipos zonales, pudiéndose distinguir al menos dos líneas, una más europea (tronco céltico) y otra más puramente ibérica. Incluso dentro del tronco ibérico existen distintas variedades: se definen una serie de características comunes:
- Animal de tamaño medio, subcóncavo, con la cara alargada y afilada, hocico fuerte en forma de disco.
- Peso vivo medio de los adultos: 100- 130 kg . Hembras y machos: 150- 180 kg .
- Orejas de tamaño medio, dispuestas en visera, y un poco separadas de la cara.
- Cuello corto y papada de gran volumen que puede presentar mamelas (protuberancia de la piel con pelos). La espalda y brazo no destacan con respecto al costillar.
- Tronco profundo y de mediana longitud. Las costillas tienen un suave arqueamiento y una posición angulosa que provoca un dorso estrecho.
- El tercio posterior resulta angosto, de poca anchura, grupa derribada o descosida, recordando la forma abisontada del jabalí.
- La caña es corta y de escaso diámetro (pata fina), la pezuña pigmentada.
- Animal con tendencia al engrasamiento, de crecimiento lento. Capacidad de acumular o liberar reservas según la disponibilidad de alimento. Prolificidad baja con respecto a otras razas, adaptada a su medio. Sin problema alguno de partos.

Volver a principal